Los departamentos de informática de muchas empresas probablemente se sienten un poco como el Doctor Frankenstein: conectando tecnologías heredadas, con parches codificados a medida y apagando incendios debido a las múltiples y en ocasiones complejas integraciones. Esto se debe a varios motivos. Si lo pensamos, el viejo modelo de programación de código de bajo nivel sigue existiendo, pero es complejo, lleva mucho tiempo crearlo y probarlo, es caro de mantener y aún más costoso y difícil de mantener cuando se requieren cambios, incluso por pequeños que estos sean.

Plataformas de desarrollo low-code: Costes, velocidad y agilidad 1

A medida que la demanda de aplicaciones sigue explotando en todos los sectores, las organizaciones recurren a plataformas de aplicaciones low-code para minimizar las demoras tecnológicas y el aumento de la sobrecarga de trabajo del personal informático, conteniendo los costes de los proyectos relacionados. Especialmente para las empresas más pequeñas, el tiempo y el esfuerzo que supone el lanzamiento de nuevas aplicaciones debe ser rentable.

Estas son los principales motivos por los que las plataformas low-code para el desarrollo de aplicaciones están experimentando un rápido crecimiento de la demanda:

  • Gastos. El presupuesto siempre es la primera consideración para los que deben tomar las decisiones. Para que la inversión en nuevas tecnologías se vea recompensada con el retorno de dicha inversión, hay que poder justificar el coste de las mismas. En aquí donde las soluciones low-code ganan protagonismo, debido a sus costes más ajustados en comparación con otras soluciones más complejas y costosas.
  • Facilidad de uso. Esto es clave. Cuando decimos «facilidad de uso» no solo referimos a facilitar la vida del programador. También hablamos de la experiencia del usuario final de dichas aplicaciones.
  • Desarrollo racionalizado. El low-code permite reducir los tiempos desde la conceptualización hasta la implementación. Podemos desarrollar, evolucionar y mantener aplicaciones que resuelvan las necesidades de los usuarios, de forma más rápida y con menos gastos que con cualquier método tradicional. Hacer lo que hay que hacer de manera rápida y eficiente. Y eso es muy rentable.
  • Más productividad para los departamentos informáticos. A los técnicos nos encanta poder crear y ofrecer aplicaciones de manera más rápida y sencilla. Gracias a los comentarios de los consultores y de los usuarios de la empresa y haciendo uso de tecnologías low-code, los desarrolladores podemos mejorar continuamente las soluciones para que lo que se entregue cumpla realmente los requisitos y necesidades del usuario, sin malgastar tiempo y dinero innecesario en el camino.

Es por todos estos motivos, que empresas de todos los tamaños, han empezado a comprender que deben dar prioridad a las iniciativas de transformación digital, no sólo para seguir siendo competitivas, sino, lo que es más importante, para mantenerse activamente a la vanguardia en los nuevos mercados y las nuevas demandas, siempre en continua evolución. La transformación digital no tiene fin, evoluciona continuamente, por lo que es fundamental contar con una estrategia y una plataforma tecnológica que reconozca el cambio como la única constante válida.

Las plataformas de low-code permiten a los desarrolladores ofrecer aplicaciones potentes de forma más rápida y rentable. Estas plataformas permiten una adaptabilidad iterativa que permite agilizar todo el proceso de diseñomejorando significativamente las tasas de éxito de los proyectos, reduciendo el coste total del proyecto y proporcionando la agilidad necesaria para responder a las inevitables necesidades cambiantes.